¿Enseña Hebreos 6:4-6 que la salvación se pierde?

Este es un pasaje bastante usado para afirmar que la salvación se pierde y hemos recibido innumerables consultas acerca de ésto. Así que, aquí les comparto una breve porción de mi libro sobre la seguridad de salvación.

Leamos el texto citado: “Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo, y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero, y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndole a vituperio

ENTENDIMIENTOS NECESARIOS:

1. Hebreos no está escrita a la iglesia de los gentiles sino a HE-BRE-OS. Se trata de judíos mesiánicos, que al creer en Jesús no habían perdido su identidad como judíos. Hay que tener cuidado con aplicar esta epístola, junto con las de Santiago, Pedro y Judas, directamente a la iglesia. Ya que éstas tienen un matiz judío, y sin este entendimiento será imposible de interpretarlas correctamente. Es una regla básica de la hermenéutica.

2. Los destinatarios de Hebreos, estaban considerando volver del todo a su religión judía sin haber madurado en Cristo. Les costaba acogerse sólo a la fe. Así que, querían tomar nuevamente los ritos y ceremonias como el sacrificio de animales y esto significaba desechar a Cristo plenamente.

Siendo que desechan el único camino de salvación ¿Qué otro sacrificio podría salvarles? «Ninguno, no quedan más sacrificios por los pecados». Ese es el razonamiento o la tesis del que escribe la carta. Así que, aquí hablamos de personas inmaduras, que todavía no han comprendido bien el mensaje de salvación sólo por la fe en Cristo.

Tal es el caso de personas que han llegado a nuestra iglesia de otras religiones, y no han comprendido bien ciertas cosas. Puede que sean salvas, pero su razonamiento no es maduro y continúan en algunas prácticas incorrectas. El remedio para esto es el discipulado, que ellos reciban alimento sólido y maduren en la fe.

Por ejemplo: Si usted ve que un creyente de su iglesia está todavía rezando a los santos, o adorando imágenes, estoy seguro que le diría lo mismo que el autor de Hebreos les dijo a sus lectores iniciales.

3. Hebreos 6 tiene que ser interpretado junto a Hebreos 5. Ambos capítulos forman una unidad de pensamiento que trata sobre el sacerdocio de Cristo según el orden de Melquisedec. Esto se hizo, para dejar en claro a los judíos que el sacerdocio y el nuevo pacto en Cristo eran superiores al sacerdocio levítico y al antiguo pacto de la ley judía.

Melquisedec ejerció el sacerdocio de Dios más de 400 años antes que viniese la ley a los judíos. Ni siquiera estaban establecidos como nación. Así que, la intención del autor es demostrar que no hay necesidad de volver a las sombras cuando se está en la realidad.

Algo como: «¿Por qué buscar al que vive entre los muertos» o «¿Por qué poner vino nuevo sobre odres viejos o paño nuevo en vestido viejo? ¿Por qué volver al Sinaí cuando se ha llegado al calvario? ¿Por qué volver al tabernáculo cuando estamos frente al trono de la gracia? ¿Por qué volver a la asamblea cuando estamos en la congregación de los justos?»

INTERPRETACIÓN CORRECTA:

En base a los entendimientos vistos hasta aquí. El autor, según el contexto de estos versos, no está hablando de la manera en que las personas se salvan. Más bien, les está instando a dejar la leche espiritual e ir por el alimento sólido para madurar en el camino de salvación en el que están.

(1) MIREMOS LA CONDICIÓN DE LOS LECTORES: Los judíos de la diáspora se habían quedado en los aspectos más rudimentarios de la doctrina de Cristo, mezclada con sus dogmas judaicos. No entendían a plenitud la naturaleza del nuevo pacto y sus bendiciones. Algo más o menos como lo que le pasó a Apolos y tenía que ser instruido debidamente en la fe:

«Llegó entonces a Éfeso un judío llamado Apolos, natural de Alejandría, varón elocuente, PODEROSO EN LAS ESCRITURAS. Este había sido INSTRUIDO EN EL CAMINO DEL SEÑOR; y siendo de espíritu fervoroso, hablaba y enseñaba diligentemente lo concerniente al Señor, aunque SOLAMENTE conocía el bautismo de Juan. Y comenzó a hablar con denuedo en la sinagoga; pero cuando le oyeron Priscila y Aquila, le tomaron aparte y le expusieron MÁS EXACTAMENTE el camino de Dios.» (Hechos 18:24-26)

La diferencia entre un judío y un gentil es que los judíos conocen ya las Escrituras. Por esto mismo, los destinatarios de Hebreos conocían las Escrituras y habían creído en Jesús como el Mesías, pero les faltaba ajustar su mente y conducta a la doctrina de Cristo más exactamente. Pues si le pasó a un judío poderoso en las Escrituras ¿Cuánto más no le pasaría a judíos ordinarios?

(2) OBSERVEMOS EL CONTEXTO INMEDIATO: Como ya mencionamos, la idea de Hebreos 6:4 no inicia allí, sino que se remonta hasta el capítulo anterior. Así que, para un mejor entendimiento de estos versos tenemos que leer desde versos anteriores. Veamos:

«Acerca de esto tenemos mucho que decir, y difícil de explicar, por cuanto os habéis hecho tardos para oír. Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los PRIMEROS RUDIMENTOS de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de LECHE, y no de ALIMENTO SÓLIDO. Y todo aquel que participa de la leche es INEXPERTO en la palabra de justicia, porque es NIÑO; pero el alimento sólido es para los que han alcanzado MADUREZ, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal. POR TANTO, dejando ya LOS RUDIMENTOS DE LA DOCTRINA DE CRISTO, vamos adelante a la perfección; no echando OTRA VEZ fundamento del ARREPENTIMIENTO de obras muertas, de la fe en Dios, de la doctrina de bautismos (se refiere a las abluciones judías), de la imposición de manos, de la resurrección de los muertos y DEL JUICIO ETERNO. (Todas cosas básicas de discipulado) Y esto haremos (Se refiere a la enseñanza básica vista anteriormente), si Dios en verdad lo permite. PORQUE es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo….» (Hebreos 5:11-6:4)

Es importante tener en cuenta el «PORQUÉ». Pues denota «RAZÓN». Es decir, que lo que va a decir en los versos 4 y 5 (del capítulo 6) es a base o en razón de todo lo que ha dicho antes (en el capítulo 5).

(3) OBSERVEMOS LA IDEA COMPLETA: Entonces la idea completa del autor es: ¿Por qué no se puede estar enseñando una y otra vez la doctrina de arrepentimiento de obras muertas y de la fe (lo cual eran algunas de las bases del judaísmo) a los que ya habían creído en Cristo? PORQUE ES IMPOSIBLE que vuelvan a ser regenerados.

Es decir, ya son salvos, no hay necesidad de volver a enseñarles sobre arrepentimiento o juicio eterno. Más bien deben avanzar a la enseñanza sólida y marchar a la perfección (madurez) (Heb.6:1).

De manera que estos versos (6:4-6), que algunos señalan como una aparente advertencia de la pérdida de salvación, en realidad están asegurando que la salvación no se puede perder. Lo que realmente dicen es que ya no se debe estar enseñando sobre lo básico, o sobre lo viejo (rudimentos de la doctrina de Cristo que pertenecían al judaísmo del antiguo pacto), sino ir a la madurez pues ya estaban en la salvación por la fe en Cristo.

(4) EL SENTIDO COMÚN: Si se hace lo contrario, y se insiste en hablar de arrepentimiento y perdón de pecados a creyentes que ya están en Cristo, es como estar sacrificando a Jesús otra vez para uno mismo y eso es exponerlo a vituperio (6:6).

Efectivamente, los que dicen que la salvación hay que cuidarla, que se pierde y se recupera continuamente están haciendo burla a Cristo. Le crucifican una y otra vez, pues el autor de Hebreos confirma constantemente que CRISTO MURIÓ UNA SOLA VEZ Y PARA SIEMPRE. Y que dicho sacrificio es perfecto y suficiente. Es más, también añade: «porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados» (Hebreos 10:14).

Además de hacer una interpretación tan mala como esa, los que proponen que la salvación se pierde tendrían que aceptar el hecho de que ésta, una vez perdida, nunca más se podría recuperar. Siendo así, nadie sería jamás salvo. Pero el problema es que no hay parte de la Escritura que confirme esa interpretación. Y según la hermenéutica, no podemos establecer un fundamento en la declaración de una sola frase (menos aislada de su contexto).

(5) VOLVIENDO AL CAPÍTULO 6: Nuestra interpretación es que el autor hablaba con creyentes 100% salvos, y esto se confirma sólo con seguir leyendo el contexto:

«Pero en cuanto a vosotros, oh amados, estamos persuadidos de cosas mejores, y que pertenecen a la salvación, aunque hablamos así.» (v.9).

La forma de hablar del autor era duro para ellos, pero nunca se pone en tela de duda que eran salvos. El sacrifico de Cristo era suficiente para esto (10:14)

(6) ¿CUÁL ES LA CONCLUSIÓN DEL AUTOR? Al igual que los calvinistas con Romanos 9, muchos cometen un error de interpretación con estos versos (6:4-6), por no considerar no sólo el contexto sino la conclusión del autor. Las conclusiones nos dicen a qué quería llegar, qué estaba queriendo enseñar realmente. Cuidado con interpretar las premisas sin tomar en cuenta la conclusión.

Esta es la conclusión del autor:

«Por lo cual, queriendo Dios mostrar más abundantemente a los herederos de la promesa la inmutabilidad de su consejo, interpuso juramento; para que por dos cosas inmutables, en las cuales es imposible que Dios mienta, TENGAMOS UN FORTÍSIMO CONSUELO los que hemos acudido para asirnos de la ESPERANZA puesta delante de nosotros. La cual tenemos como SEGURA Y FIRME ancla del alma, y que penetra hasta dentro del velo, donde Jesús entró por nosotros como precursor, hecho SUMO SACERDOTE para siempre según el orden de MELQUISEDEC.» (He.6:17-20)

CONCLUSIÓN:

Contrario a la opinión de algunos, este capítulo está ofreciendo seguridad de salvación a los que han acudido a Cristo. No hay necesidad de volver al judaísmo o de añadir cualquier otra cosa; Cristo es suficiente. Él lo es el todo en nuestra salvación. Pero debemos madurar en él. Creciendo cada día en el conocimiento pleno de su palabra.

Un comentario sobre “¿Enseña Hebreos 6:4-6 que la salvación se pierde?

Agrega el tuyo

  1. Pastor Jonatan me interesa mucho la forma en que explica y comparte la palabra De Dios yo soy de los que piensan que la palabra De Dios es progresiva es por eso que me gusta aprender cada día una nueva revelación de la Palabra De Dios me gustaría estar conectado cuando usted tenga programas en vivo gracias y bendiciones 🙏🙏🙏

Deja un comentario

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: