CADA UNO AGRADE A SU PRÓJIMO | Romanos 15:2

Principio 2: «Debemos agradar al prójimo en todo lo que es bueno, para edificación

El texto clave de este principio nos ubica en la epístola de romanos capítulo 15. El tema que se está observando es acerca del trato que los fuertes deben brindar a los débiles. En este contexto aprendemos lo siguiente:

1. El fuerte debe pensar en el débil antes que agradarse a sí mismo (Romanos 15:1).

El fuerte es aquel que ya tiene suficiente conocimiento espiritual y el débil es alguien que recién está empezando a comprender las cosas de la fe. Versos antes, Pablo había dicho: «Bueno es no comer carne, ni beber vino, ni nada en que tu hermano tropiece, o se ofenda, o se debilite.» (Romanos 14:21). A esto le llamamos edificar con el testimonio. Hay cosas que no son malas hacerlas pero para otros pueden significar tropiezo.

2. Debemos agradar al prójimo sólo en aquello que es bueno (Romanos 15:2).

El principio que estamos aprendiendo hoy no aplica al hecho de hacer cosas malas con tal de agradar a nuestro prójimo. Lo que el principio quiere transmitir es la necesidad de agradar a los demás en todo lo que sirva para edificación.

De manera que cuando la Biblia dice que debemos agradar al prójimo, no se refiere a agradarles en todo lo que ellos quieran, sino agradarles en todo aquello que va a ser de provecho espiritual.

3. Cristo es nuestro principal ejemplo y nuestra gran motivación para agradar a los demás en lo bueno (Romanos 15:3). 

Pablo concluye su pensamiento diciendo: «ni Cristo se agradó a sí mismo«. Toda la vida de Jesús giró en torno a agradar a otros: Agradar al Padre, traer bendición al mundo entero, proveer edificación permanente a Su iglesia.

De esta misma manera, todo hijo de Dios debe anteponer la edificación de otros sobre su propio agrado. No estamos puestos para servirnos o para deleitarnos en todo. Estamos puestos para servir, para edificar. Y que al hacerlo, reflejemos a Cristo.

Texto clave: «Cada uno de nosotros agrade a su prójimo en lo que es bueno, para edificación.» Romanos 15:2

Bendiciones.
Pastor Jonatán

Un comentario sobre “CADA UNO AGRADE A SU PRÓJIMO | Romanos 15:2

Agrega el tuyo

Deja un comentario

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: