ESTUDIO BÍBLICO: 1 JUAN 2:1-2 | Si alguno hubiere pecado

En la frase que leemos “para que no pequéis” (hina me harmartete), hay un verbo, en tiempo aoristo, que indica acciones pecaminosas concretas más que un estado en pecado. De lo cual, ya se dijo que es imposible que un cristiano viva de tal forma en el pecado:

ESTUDIO BÍBLICO: 1 JUAN 1:1-4 | La verdad del Testimonio

Juan hizo esta referencia al “principio” para dejar por sentado por lo menos cuatro cosas en cuanto a Cristo: (1) Su preexistencia: Que él es antes que todas las cosas. (2) Su eternidad: Que él existe en sí mismo, sin principio ni fin. (3) Su poderío: Que él creó todas las cosas. (4) Su gloria y majestad: Que él comparte el trono eterno con el Padre.

CADA UNO AGRADE A SU PRÓJIMO | Romanos 15:2

Pablo concluye su pensamiento diciendo: "ni Cristo se agradó a sí mismo". Toda la vida de Jesús giró en torno a agradar a otros: Agradar al Padre, traer bendición al mundo entero, proveer edificación permanente a Su iglesia. De esta misma manera, todo hijo de Dios debe anteponer la edificación de otros sobre su propio agrado.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑