LO AGRIDULCE DE LAS PRUEBAS | Colosenses 1:24

Ahora me gozo en lo que padezco por vosotros, y cumplo en mi carne lo que falta de las aflicciones de Cristo por su cuerpo, que es la iglesia” (Colosenses 1:24)

Pablo inicia esta parte de su mensaje con una frase muy peculiar y que parece algo contradictoria: “Me gozo en lo que padezco“. Centrémonos en esa frase: ¿Puede un cristiano mantener su gozo aun cuando está pasando situaciones muy tristes? Claro que sí. Aunque, es preciso recordar, que esto no se trata de un sufrimiento cualquiera, sino de uno que viene a causa de nuestra fe en Cristo y nuestro servicio a él.

  • Pedro menciona lo mismo en su carta a los cristianos perseguidos: “En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas” (1Pedro 1:6)
  • Santiago también lo menciona, pero en modo imperativo: “Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas” (Santiago 1:2). Así que, la Biblia no sólo nos dice que “podemos” sino que “debemos” gozarnos en las aflicciones.

CLAVES PARA MANTENER EL GOZO EN LA AFLICCIÓN:

  1. Un corazón libre de egoísmo. La frase “en lo que padezco por vosotros” nos transmite la idea de que Pablo pensaba más en otros que en sí mismo. Él no sufría por caprichos, deseos, o problemas personales. El sufría por amor a los demás. Esto le permitía estar siempre gozoso en sus aflicciones, pues el amor de Dios le fortalecía.
  2. Un corazón lleno del amor de Cristo. Pablo completa su frase diciendo: “Por Su cuerpo que es la iglesia“; Él podía sufrir por otros porque estaba lleno del amor de Cristo. De manera que, sentía como si Cristo a través de él todavía estuviera sufriendo el sacrificio por Su Iglesia.

    Pablo vivía el amor de Cristo, en tiempo real y de manera constante. Se había despojado de sí mismo por darle todo lugar al Señor. Por esto podía mantenerse gozoso a pesar de las circunstancias difíciles. Porque cuando uno vive despojándose del “yo”, nada puede dolernos tanto, como para mantenernos abatidos.
  3. Seguir el ejemplo de Cristo. El Señor Jesús también experimentó la amargura del sufrimiento (Mateo 26:42; Hebreos 5:8), no fue fácil para él tener que exponer su vida de esa manera. Sin embargo, la Biblia revela que en medio de su sufrimiento, Cristo también experimentó el gozo (Hebreos 12:2). Así, Jesús se convirtió en nuestro mayor ejemplo de padecimiento y de gozo cristiano a la vez. Cómo dijo Pedro: “Pues para esto fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas” (1 Pedro 2:21)

La Biblia nos revela que mientras vivamos sirviendo a Cristo, también vamos a vivir sufriendo (2 Timoteo 3:12), esa es una realidad que no podemos evitar, lo llamo “el agridulce del cristiano”. Pero, así como Pablo, nosotros también podremos vivir con gozo en todas nuestras aflicciones; cuando dejemos de pensar sólo en nosotros mismos y dejemos que el amor de Cristo por su iglesia inunde todo nuestro ser, entonces notaremos una marcada diferencia.

¿Estás pasando aflicciones? gózate en Cristo. Recuerda la letra de aquél precioso himno: “Cuando combatido por la adversidad, creas ya perdida tu felicidad, mira lo que el cielo para ti guardó, cuenta las riquezas que el Señor te dio.”

  • Romanos 12:11‭-‬12 | “En lo que requiere diligencia, no perezosos; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor; gozosos en la esperanza; sufridos en la tribulación; constantes en la oración“‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬
  • Filipenses 1:29 | “Porque a vosotros os es concedido a causa de Cristo, no sólo que creáis en él, sino también que padezcáis por él

Puntuación: 5 de 5.

COMPLETO EN ÉL

Un estudio cristológico que no deja de ser experimental, y un devocional con profundidad de enseñanza. Un libro, basado en Colosenses, con enseñanza para cada día; puede ser usado de manera personal o en grupos pequeños de discipulado. Descuento del 57%

3,00 US$

Deja un comentario

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: