ENFRENTANDO NUESTROS MIEDOS | Jueces 6:1-40

«Entonces le respondió: Ah, señor mío, ¿con qué salvaré yo a Israel? He aquí que mi familia es pobre en Manasés, y yo el menor en la casa de mi padre.» Jueces 6:15 

El miedo es un mecanismo de defensa que hay en todo ser humano. Sentir miedo no es malo, es normal y eso demuestra nuestra fragilidad. Pero hay quiénes son controlados por sus miedos y esto sí que es un gran problema; el miedo se vuelve parte del carácter de ellos, les impide confiar plenamente en Dios, y les conduce al fracaso rápidamente.

En este capítulo vemos a Gedeón, un héroe de la fe, reconocido hasta en las páginas del nuevo testamento (Hebreos 11:32), como un gran hombre de Dios. Su historia nunca pasa desapercibida, y hasta muchos desearían ser usados en la manera como él lo fue. Pero no todos saben que Gedeón fue también un hombre dominado por muchos miedos. Veamos algunos de estos:

Tenía miedo de las circunstancias.

Su trabajo consistía en esconder el trigo de sus enemigos, los madianitas, a quienes todo el pueblo temían, tanto que se habían hecho cuevas en los montes y cavernas para esconderse. vv.1-11

Tenía miedo de su propia incapacidad.

Cuando Dios le envía a rescatar a Israel, él responde con declaraciones acerca de lo pobre que era su familia y que él era menor que sus hermanos. vv.12-16

Tenía miedo a la muerte.

Al saber que había hablado con Jehová se espantó y exclamó con tristeza su terrible miedo a morir. El Señor respondió: No tengas temor, no morirás. vv.17-24

Tenía miedo de su propia familia y de su gente.

Dios le había pedido derribar algunas imágenes de falsos dioses. Él obedeció, pero lo hizo cuando todos dormían por miedo a la reacción de los demás. vv.25-32

Tenía miedo del ejército enemigo.

Tuvo la necesidad de pedirle a Dios dos señales más, para asegurarse de que iba a una victoria segura. En lugar de confrontarlo, Dios le ayudó en su debilidad. vv.33-40.

Tenía miedo de Dios.

Era consciente que lo que estaba haciendo, al exagerar en las señales que pedía, podría resultar algo no tan agradable a Dios y temía una reacción en ira de parte de Él. Es que Gedeón sólo había oído de Dios pero no le conocía aún, sabía de Su grandeza, de Su poder y de Su celo. Pero no había experimentado Su misericordia, amor y bondad aún. (v.39). Sin embargo, conocerle y confiar en él, le llevó a ser un gran líder para el pueblo de Dios, y llevar a cabo sus propósitos.

LECCIÓN DE FE:

En la Biblia, los héroes de Dios no fueron personas exentas de miedos y debilidades. No se distinguían por eso. Los valientes de Dios sobresalían debido a que depositaban su confianza en el Señor a pesar de tener conciencia de sus fragilidades. Esa fe les ayudó a no caer limitados por sus temores.

Al analizar a Gedeón, y ver sus temores, nos parece increíble que cuando Jehová se le apareció le saludó diciendo: «Jehová está contigo, varón esforzado y valiente» (v.12). Es que la clave no estaba en la valentía de Gedeón sino en la compañía de Dios. Al decirle «Jehová está contigo» Dios no lo ve como alguien dominado por sus miedos sino que mira en él a un varón esforzado y valiente.

Pueden ser muchos y distintos los miedos que puedas estar sintiendo en estos momentos. Miedo al fracaso, miedo a la pérdida, miedo al dolor, a la traición, a perder comodidad, a no tener la razón, a morir, etc. Pero si decides caminar cada día al lado de Dios, tomando de su mano, Él puede hacer de ti alguien esforzado y valiente. Vive para Dios, no vivas para tus miedos. Deja que él se glorifique en toda tu historia. He allí la clave, también, para influenciar a otros con un sano y poderoso liderazgo.

Puntuación: 5 de 5.

LA ESCUELA DEL SUFRIMIENTO

Job es un libro impresionante, trata sobre el problema del sufrimiento; resolviendo tal vez la pregunta más repetida por el ser humano: ¿Si Dios es bueno y justo, por qué sufren las personas? Descuento del 50%

2,00 US$

Deja un comentario

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: