¿Continúa el don de lenguas?

He recibido muchas preguntas en cuanto a este tema. Algunas cómo: “Pastor sería bueno que toque el tema sobre las lenguas espirituales” “¿Está bien que en un culto hablen todos en lenguas?” “¿Son las lenguas una evidencia de haber recibido al Espíritu Santo?” “¿Existen las lenguas angélicas?”. Así que, en este post, espero ayudar a muchos a resolver sus dudas e inquietudes:

1. ¿QUÉ SON LAS LENGUAS?

Las lenguas, sencillamente, eran idiomas perfectamente entendibles y reconocibles. En Hechos 2:4-13, cuando los judíos creyentes hablaron en lenguas por primera vez, se puede notar claramente que se trataba de los idiomas de cada pueblo, de donde las personas de la multitud provenían:

«Y hecho este estruendo, se juntó la multitud; y estaban confusos, porque cada uno les oía hablar en su propia lengua.» v.6

«Mirad, ¿no son galileos todos estos que hablan? ¿Cómo, pues, les oímos nosotros hablar cada uno en nuestra lengua en la que hemos nacido?» vv.7-8

Las lenguas eran perfectamente reconocibles:

«Partos, medos, elamitas, y los que habitamos en Mesopotamia, en Judea, en Capadocia, en el Ponto y en Asia, en Frigia y Panfilia, en Egipto y en las regiones de África más allá de Cirene, y romanos aquí residentes, tanto judíos como prosélitos, cretenses y árabes, les oímos hablar en nuestras lenguas las maravillas de Dios.» vv.9-11

Inmediatamente Pedro reconoció a estas lenguas como señales exclusivamente para con el pueblo Israel. Así que, las lenguas eran señales que tenían que ver básicamente con el pueblo judío. Para no extender demasiado este post, hablaré más sobre este punto en un próximo artículo. Por ahora resumiremos en lo siguiente:

  1. Las lenguas eran parte de las señales que le decía al judío que ha llegado la dispensación del cumplimiento de todas las cosas.
  2. Las lenguas eran un elemento unificador. Le decía al judío que Dios había abierto puerta grande para los gentiles también. Esto evitaba que se fundasen varias iglesias, sino sólo una.
  3. Luego, las lenguas fueron repartidas como un don sólo para algunos miembros de la iglesia y pasaron a tener un complemento: el don de interpretación.
  4. Mientras la iglesia se iba estableciendo entre el pueblo gentil, las lenguas carecían de sentido. Por esto, las lenguas necesitaban de un intérprete para que la congregación entendiese y pueda ser edificada, sin esta interpretación las lenguas dejan de ser funcionales en la edificación de la iglesia.

2. ¿QUÉ HAY DE LAS LENGUAS ANGÉLICAS?

Bueno, algunos usan 1 Corintios 13:1, para decir que, aparte de las lenguas como idiomas, existen dones de “lenguas angélicas” que la iglesia debe hablar como un fruto o manifestación de haber recibido al Espíritu Santo. Sin embargo, esto es falso por estas razones:

  1. Pablo no está mandando ni enseñando que debemos hablar en lenguas angélicas. Pablo está usando un supuesto. Él dice: si es que se pudiese hablar en lenguas angélicas, aún esto no serviría de nada sin amor:
    «SI YO HABLASE lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe.» (1Co.13:1)
  2. Si acaso con este «supuesto» tendríamos que, forzosamente, hablar todos en lenguas angélicas, necesariamente también, por la fuerza del contexto, tendríamos que aplicar estrictamente las otras ilustraciones que usa Pablo:
    * Tendríamos que entender todos los misterios y toda ciencia.
    * Tendríamos que trasladar los montes.
    * Tendríamos que repartir absolutamente todos nuestros bienes entre los pobres.
    * Tendríamos que entregar, todos, nuestros cuerpos para ser quemados.
    ¿Por qué quieren aplicar sólo lo de «lenguas angélicas»?
  3. Si Pablo estaría enfatizando o estableciendo una doctrina sobre las lenguas angélicas, se estaría contradiciendo con todo lo que luego va a decir en el capítulo 14. Por el contrario, él sólo estaba exagerando algunas cosas para entender que, aún todo eso (las lenguas, la fe, la ciencia, y el sacrificio) sería vano sino hay amor sincero.
  4. ¿Cómo sabríamos qué son las lenguas angélicas? No hay ningún ángel entre nosotros para demostrar qué es y qué no es su verdadero idioma. Jamás nadie ha bajado del cielo para enseñarnos cómo son; ni siquiera Pablo lo enseñó. Así, podríamos ser fácilmente engañados por cualquiera.
  5. Por último, no se puede edificar una doctrina basado en un sólo versículo. No hay mención de tal «lengua angelical», y menos que se nos enseñe u ordene a hablarlas, en ningún otro pasaje en la Biblia.

3. ¿LAS LENGUAS SON UNA EVIDENCIA DEL BAUTISMO DEL ESPÍRITU SANTO?

No. Las epístolas doctrinales no dan ninguna instrucción al respecto. No hay ningún mandamiento a hablar en lenguas, ni que éstas sean una evidencia del bautismo del Espíritu Santo. Los que dicen esto sólo están sacando malas aplicaciones de los pasajes narrativos del libro de los Hechos (libro histórico no doctrinal). Es todo lo contrario, la enseñanza doctrinal nos indica que el don de lenguas es innecesario para la edificación de la iglesia.

También, en 1 Corintios 12, veamos como el bautismo de Espíritu Santo es un elemento indispensable para todos. Pero en el mismo contexto, se señala que no todos han recibido el don de las lenguas. Si acaso el hablar en lenguas fuese una señal del bautismo del Espíritu, Pablo hubiese dicho que todos, sin excepción, las hablaban; pero no es así, veamos:

  1. Pablo dice que las lenguas, al igual que otros dones, son repartidos según quiere el Espíritu, no a todos: «A otro, el hacer milagros; a OTRO, profecía; a OTRO, discernimiento de espíritus; a OTRO, diversos géneros de lenguas; y a OTRO, interpretación de lenguas. Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en PARTICULAR como él QUIERE.» vv.10-11
  2. Pablo ahora señala que todos han sido bautizados por el Espíritu Santo. De esta manera todos pasan a formar parte de un sólo cuerpo, el cuerpo de Cristo: «Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo. Porque por un solo Espíritu fuimos TODOS bautizados en UN CUERPO, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a TODOS se nos dio a beber de UN MISMO Espíritu. Además, el cuerpo no es un solo miembro, sino muchos.» vv.12-14
  3. Entonces, si las lenguas fueran un requisito o una evidencia de haber sido bautizado con el Espíritu Santo. Pablo hubiera señalado que todos hablan lenguas, o que todos deberían hacerlo. Pero lejos de esto, Pablo más bien señala que así como todos somos partes del mismo cuerpo, cada uno tenemos funciones diferentes. Por esto, no todos reciben el don de lenguas: «Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada UNO en PARTICULAR. Y a UNOS puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo tercero maestros, luego los que hacen milagros, después los que sanan, los que ayudan, los que administran, LOS QUE TIENEN DON DE LENGUAS. ¿Son todos apóstoles? ¿son todos profetas? ¿todos maestros? ¿hacen todos milagros? ¿Tienen todos dones de sanidad? ¿HABLAN TODOS LENGUAS? ¿INTERPRETAN TODOS?» vv.27-30
  4. Así que, el propósito de Pablo, en este capítulo no es que todos hagan lo mismo, sino que, aunque todos posean dones diferentes sepan ayudarse y complementarse: «Mas ahora Dios ha colocado los miembros cada uno de ellos en el cuerpo, como él quiso. Porque si todos fueran un solo miembro, ¿dónde estaría el cuerpo?… para que no haya desavenencia en el cuerpo, sino que los miembros todos se preocupen los unos por los otros.» vvv.18-25

4. ¿DEBEMOS PRACTICAR EL DON DE LENGUAS, Y TODOS A LA VEZ, EN UN CULTO?

No, no hay ningún mandato a que debamos usar el don de lenguas y menos a que todos lo hagamos. Sin embargo, también Pablo dice que no está prohibido hablar en lenguas, sólo que hay que tener muy en cuenta ciertos criterios.

Vamos a ver todo esto, a la luz de 1 Corintios 14. Dicho sea de paso, es el único capítulo de la Biblia en donde Pablo da instrucciones bien claras acerca del don de lenguas:

  1. Quién habla en lenguas no habla a los hombres sino a Dios. Por esto, no es necesario o útil para edificar a la iglesia. 1Co.14:2,3
  2. Quién habla en lenguas sólo se edifica a sí mismo. Así que hablar en lenguas en público no aprovecha a nadie más. Pablo le llama a esto: «hablar al aire«. 1Co.14:4-10
  3. Quién habla en lenguas debe también poder comprenderla, así orará con el entendimiento, de manera que puede también compartir a los demás en el idioma en que hablan. 1Co.14:10-15
  4. Quién habla en lenguas sin importarle si los demás le entienden o no, no anda conforme al amor y es un niño espiritual. 1Co.14:16-20. Pablo dice: ¿Cómo podríamos dar un amén a lo que alguien ha dicho si no entendemos su significado?
  5. Las lenguas eran una señal para los judíos incrédulos. Pablo cita aquí la profecía contra Israel, que tenían las Escrituras pero que no las seguían, las lenguas eran una señal para ellos no para la iglesia. 1Co.14:21-22.
  6. Las lenguas son un tropiezo para la evangelización al pueblo gentil. Pablo dice que si los incrédulos o indoctos entran a la congregación y hallan que todos están hablando en lenguas dirán que están locos. 1Co.14:23-25
  7. Pablo concluye en que si van a hablar en lenguas, o hacer cualquier otra cosa, busquen la edificación. 1Co.14:26

5. ENTONCES ¿CÓMO SE PODRÍA USAR LAS LENGUAS PARA EDIFICACIÓN?

Pablo mismo da las instrucciones, del verso 27 al 28:

  1. «Si habla alguno en lengua extraña»
    Esto demuestra que no todos recibían el don de lenguas.
  2. «sea esto por dos, o a lo más tres«.
    No todos debían hablar en lenguas, este es un mandamiento claro, podían hablar sólo dos y a lo mucho tres, no más.
  3. «y por turno
    Los dos o tres que hablaban en lenguas, no podían hablar todos a la vez, sino uno por uno.
  4. «y uno interprete
    Encima de esto, otro debe interpretar lo que cada uno estuviere diciendo.
  5. «Y si no hay intérprete, calle en la iglesia, y hable para sí mismo y para Dios.»
    Este era un mandamiento estricto, si no había nadie que interpretara las lenguas, los hermanos no podían hablarlas. Debían de callar y orar en sus mentes para Dios. Esto evitaba el desorden, el tropiezo y la pérdida de tiempo para la edificación. 1Co.14:33a.

Con esto entendemos también, que las lenguas son un don que se puede controlar y administrar. No como algunos proponen, que el Espíritu Santo te toma y que uno no puede controlarlo. Eso es mentira. En Hechos 2 cuando los apóstoles hablaban en lenguas, y la gente comenzó a hacer preguntas, dice la Escritura que Pedro y los otros once se levantaron y hablaron con ellos. Y aquí Pablo dice que si no hay interprete los que tienen el don de lenguas deben callar. De manera que, sí se puede controlar.

Pablo sella todo, indicando que todo esto son mandamientos del Señor: «Si alguno se cree profeta, o espiritual, reconozca que lo que os escribo son mandamientos del Señor.» (1Co.14:37). Y añade que no se debe impedir el hablar en lenguas pero que debe hacerse todo con orden y decencia (1Co.14:39-40). Observemos que la prioridad era edificar. Tal y cómo hoy en día debe ser. Pero si usamos las lenguas no edificaremos a la iglesia, sólo nos agradaríamos a nosotros mismos.

CONCLUSIÓN:

  • Hay muchos que se sienten mal porque nunca han hablado lenguas, a pesar de que las buscan con toda sinceridad. Ellos viven con incertidumbre, creyendo que son rechazados de alguna manera por Dios. Pero no deberían sentirse así, ya que no ha sido el plan de Dios que cada uno de sus hijos hablen en lenguas.
  • Además, las lenguas no traen edificación a la congregación. En Corinto sólo había provocado el desorden y la vanagloria, tal y como sucede hoy en muchos lugares. Así que, este tipo de manifestaciones ruidosas en donde muchos están hablando en lenguas, gritando, llorando y saltando, podemos decir con toda seguridad que no proviene de Dios.
  • Tengamos mucho cuidado porque así se arrastra a muchos a la falsa doctrina. Habría que preguntarnos: ¿Para qué quiero hablar en lenguas? ¿Si forzosamente tengo que interpretar las lenguas para qué hablarlas entonces? ¿No sería mejor edificar a la iglesia en su propio idioma tal y como lo hacía Pablo a pesar de saber idiomas mucho más que los demás?

«Doy gracias a Dios que hablo en lenguas más que todos vosotros; pero en la iglesia prefiero hablar cinco palabras con mi entendimiento, para enseñar también a otros, que diez mil palabras en lengua desconocida.» (1Co.14:18-19)

______________________

Puedes enviarnos tu consulta o duda por inbox. Contacto: +51993160815 | pastorjonatancordova@gmail.com o escribirlo en los comentarios.

Deja un comentario

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: