PARA EDIFICACIÓN DE LA IGLESIA| 1 Corintios 14:5

Principio 4: «debemos procurar la edificación congregacional mucho antes que la edificación personal

En los tiempos de Pablo, uno de los problemas más significativos con los que tuvo que lidiar, en la Iglesia de Corinto, tenía que ver con el uso indiscriminado del don de lenguas.

Este don se trataba de la capacidad sobrenatural para hablar la palabra de Dios en otros idiomas que uno no había aprendido antes. Dios otorgó este don, básicamente, con dos propósitos:

  1. Demostrar al pueblo de Israel que Dios admitía en su reino a todos los pueblos de la tierra sin necesidad de judaizar.
  2. Para tener una base de juicio contra los judíos incrédulos.

De allí, nuestro buen principio: La exhortación y la consolación siempre deben acompañar a la edificación. Podríamos llamarle el principio del equilibrio en la edificación de otros.

El don de lenguas era maravilloso y muy vistoso. Pero la Iglesia había descuidado el propósito original de este don y comenzó a usarlo para el espectáculo y la vanagloria personal.

Muchos comenzaron a falsificar este don con tal de ser vistos por los otros. Como resultado, estaban descuidando los dones que traían mayor edificación a la congregación, por una supuesta edificación personal. Lamentablemente, muchos creyentes de la actualidad siguen cayendo en este grande error.

Lección de Fe: Los creyentes de hoy tenemos que aprender a usar nuestros dones, nuestras capacidades, bienes y talentos en beneficio de los demás; para que sean edificados, y no buscar solamente favores o deleites para nosotros mismos, aunque se traten de cosas buenas. Esto es una clara muestra del amor de Cristo. Esta práctica nos presenta al mundo como cristianos. Si cada miembro de la congregación tuviera este sentir, la iglesia fuera edificada con el poder y el amor de Cristo. Las cosas cambiarían notablemente.

Texto Clave: «Así que, quisiera que todos vosotros hablaseis en lenguas, pero más que profetizaseis; porque mayor es el que profetiza que el que habla en lenguas, a no ser que las interprete para que la iglesia reciba edificación» 1 Corintios 14:5

Bendiciones en el Amado.

Deja un comentario

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: