¿CUÁL ES LA IGLESIA VERDADERA?

Leí por allí el siguiente pensamiento de un apologista católico: ¿Surge la iglesia católica del protestantismo o el protestantismo surgió de la Iglesia católica? Entonces ¿Cuál es la iglesia verdadera de Cristo?

Lo que él está tratando de decir es que la prueba definitiva de que la organización católica es la verdadera religión cristiana, osea «la verdadera iglesia de Cristo», es el hecho de que el protestantismo surgió de ésta hace 500 años atrás. Obviamente vemos una total ignorancia de la historia.

Pero si así fuese entonces la verdadera religión sería el judaísmo. Él tendría que aceptar que su organización católica tiene sus bases en el judaísmo; es más todo el Antiguo Testamento proviene del judaísmo (Ro.3:1-2). También, el Nuevo Testamento fue escrito en su mayoría por autores judíos. Así que, esto que proponen no es prueba de nada.

Además, sabemos que la iglesia católica surgió de la corrupción del imperio romano, el cual tomó como pretexto al cristianismo para consolidar su poder político y salvarse de la ruina. Así que, si usamos esta misma lógica del apologista católico, la verdadera religión también sería Roma.

La verdad bíblica:

Si caemos en jugar a ese tipo de silogismos propuesto por muchos nunca llegaremos a nada. Es necesario una fuente de verdad absoluta que nos guíe y que establezca definitivamente el correcto fundamento cristiano. Y esa fuente señores es la revelación inspirada de Dios en las Escrituras. Esta fuente es invariable en el tiempo, además que está asegurada por el poder y la promesa divina de que su palabra permanecerá por siempre (Sal.119:89; Is.40:8), y de que ésta prevalecerá contra todo (Mt.24:35; 2Pe.1:19). Así que, no hay elemento revelador ni autoritativo más seguro de la palabra de Dios.

Ni protestante ni católico.

Ni el protestantismo (que sigue siendo catolicismo en esencia) ni el catolicismo representan al verdadero cristianismo. La iglesia de Cristo es una asamblea o «un cuerpo espiritual» de redimidos por la sangre de Cristo, no una institución humana ni terrenal.

La iglesia de Cristo no se ha de identificar por su estructura, títulos, tradiciones o dogmatismos sino por su carácter, Dios la diseñó y ha definido muy bien sus características en la Biblia. Es por esta razón que a los otros grupos religiosos no les conviene colocar a las Escrituras como la única regla de fe y práctica, pues así pueden manipular la verdad con múltiples variaciones en el tiempo.

Según las Escrituras la verdadera iglesia de Cristo tiene estas características:

1. Se mantiene en la sana doctrina de Cristo invariablemente en el tiempo (sus enseñanzas no cambian, no varían, no aumentan ni disminuyen). Y no hace alianzas con otros grupos que estén desviados de lo establecido con el fin de mantener su poder. (1 Timoteo 6:3-5; 2 Juan 1:9-10)

2. Su bandera es el amor, incluso a sus enemigos. La verdadera iglesia no haría guerras, no asesinaría gente ni torturaría personas como lo han hecho por siglos los católicos y también los protestantes. (Mateo 5:44; Gálatas 5:14)

3. No se mezcla con el poder político o el estado. Los propósitos y principios de la iglesia son totalmente espirituales y celestiales. No hay ni un punto de convergencia con el poder terrenal. Por lo tanto, la iglesia de Cristo no obra en alianza con el estado político. Tampoco, la verdadera iglesia se establecería jamás como un estado o nación terrenal. Dios sólo trataría así con Israel. (1 Corintios 2:14; Romanos 8:5)

4. No se colocaría nunca como reemplazo de la nación de Israel. Pero esto es aceptado por la religión católica. Por eso ellos han perseguido a los judíos durante siglos, y han confabulado para su exterminio con el pretexto de que Israel ya fue desechado y en su lugar entró el estado católico romano, lo cual por supuesto es una gran mentira. En Romanos 11 se establece claramente que Israel no ha sido desechada sino que sólo ha sido puesta a un lado temporalmente y que luego va a ser restaurada como cabeza a las naciones. Nuevamente, la iglesia es un cuerpo espiritual, no tiene nada que ver con el poder estadista en el mundo. (Zacarías 8; Amós 9:11-15; Romanos 11)

5. No tiene ni acepta otras fuentes de revelación extra-bíblicas. Su única revelación y autoridad eclesiástica son las Santas Escrituras. Cuando un grupo coloca sínodos, cleros, tradiciones, papados, revelaciones místicas, estatutos, presbiterios, apostolados (incluso pastorados), y otras cosas a la par que la autoridad bíblica ya están totalmente desviados. Y vuelven al punto 1 de esta lista. Sus doctrinas cambiarán y nadie nunca tendría la verdad porque sería siempre relativa. Ejemplo: Lo que dijo un papa puede ser contradicho por el siguiente papa, como ya ha ocurrido muchas veces. (Ti.2:1; 1:9; 2Tim.4:3; 2Pe.1:19; Ef.2:20; 1Co.3:11; Ap.22:18-19)

6. Jamás ejercerá un clero o señorío eclesiástico. La verdadera iglesia no tiene jerarquía humana. Está prohibido por las Escrituras. El mismo apóstol Pedro indicó esto de una manera muy clara:

«Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto; no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey.» (1 Pedro 5:2-3).

Si se lee desde el verso 1 se notará que Pedro se coloca a sí mismo como uno más entre varios, no hay poder jerárquico. Recuerden: «no como teniendo señorío«. Así que, el diaconado o el pastorado son posiciones de servicio en la iglesia no de principados.

CONCLUSIÓN: En base a las verdaderas evidencias bíblicas, ni la religión católica ni el protestantismo que surgió de ésta son la iglesia verdadera de Cristo. Sólo el grupo conformado por creyentes arrepentidos y redimidos por la sangre de Cristo, con las características mostradas anteriormente y cuya guía son los principios bíblicos lo son.

La verdadera iglesia, en su conjunto pleno, sólo será visible al mundo en un futuro, cuando seamos presentados en la gloria, tal como se nos promete en los siguientes versos:

  • EFESIOS 5:25-27 | «así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha
  • 1 JUAN 3:1-2 | «por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a él. Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es
  • COLOSENSES 3:4 | «Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria
  • ROMANOS 8:19 | «Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios

Todo esto es contrario al pensamiento católico que dice que ellos son el reino de Cristo manifestado visiblemente al mundo en el día de hoy. Pero como vemos, tal consideración se cumplirá sólo en la venida de Cristo, lo cual todavía no ha sucedido. Así que la posición católica está totalmente errada.

Muchas bendiciones en Cristo.

DESCARGA ESTE ARTÍCULO EN PDF:

Deja un comentario

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: